Ser un estudiante de derecho significa

Resulta complicado expresarlo,  a lo largo de esta carrera uno va creciendo con una mentalidad “ventajera” por así decirlo, o simplemente, curiosa, razonable, inteligente y  detallista. Estudiar una carrera como ésta, significa ventaja, eso sí, seguridad. Distinguir la realidad del chamuyo argentino. Significa que a pesar de tener una simple apariencia de mujer joven, introvertida y poco conflictivista, nunca la puedan “pasar por encima”. Es más, hasta cuando no tiene razón quizás gana… o mejor dicho… hasta cuando tiene razón mirándose el asunto desde una perspectiva muy distinta, muy fina, de la que probablemente nadie se “agarraría”.

Significa que al momento de detenerla para un control automovilístico, implementándole todas las trabas para conseguir sus benditos fines recaudatorios ocultos de supuestos fines de seguridad y prevención que no pasarían ni el tercer paso del test de razonabilidad, pero ella seguramente con todas en desventajas por ser una mujer parisina, que vive hasta el último segundo del día,  que olvida su billetera en otra cartera, el matafuegos probablemente vencido hace un par de años les cambie la perspectiva de la mirada y se vaya ilesa pero porque tiene razón, aunque no se pueda ver a simple vista, y ella misma lo cree. Aunque a la noche repasando su día en la cama, piense que sería mucho más fácil tener todo ordenado en la guantera del gol.

Significa que la mujer viva que dejo el changuito repleto en la fila del supermercado y se fue a seguir buscando cosas una hora regrese justo en el segundo menos indicado cuando le tocaba pagar a la futura abogada  solo  sus  dos cosas (un budín y un libro, llegaba tarde a un cumpleaños), no la deje pagar. No solo eso, sino que además, la trate de “colada”. Como somos los argentinos eh. Ósea la mujer deja el chango solo para “ahorrarse tiempo”  y que pretendía. Que la gente espere hasta que se le ocurra volver?  Increíble. Finalmente la parisina sin ganas de discutir pero al fin discutiendo, se vaya haciendo creer que le dejo a la ahorrista del tiempo lo que quería sin razón alguna. Pero no, fue más inteligente, pidió con respeto a una señora en otra caja que obviamente tenía el chango repleto, si no la dejaba pasar con sus solo dos cosas. Finalmente pago, salió antes del super y llego al cumpleaños en el momento más adecuado y con un buen regalo, conseguido un domingo a la tarde mediando discusiones en el market.

Me parece muy interesante la siguiente anécdota, creo que si bien puede parecer simple, hasta sin trascendencia termina reflejando la irracionabilidad de muchas normas, si es que existen y la cara de piedra de algunos para ponerlas en marcha. Ojala sea un punto de cambio, en la argentina nueva que comienza a surgir este año: Dos amigas, casi hermanas, un día de semana  toman el tren línea San Martin con destino a Palermo, por alguna razón a una de ellas, casualmente la futura abogada le otorgan en boleto a Chacarita. Está bien, admito  que al ser una mujer parisina probablemente ni lo haya mirado, (pequeño error). Al llegar  a Palermo el Seguridad pide boletos. Advierte que hay una “falta grave” y que deberían pagarse $8 de multa por que el destino no era el expresado. Está bien, parece ser lógico… lo ilógico es, que ambos boletos, Chacarita o Palermo, tienen el mismo valor. No habría en la parisina un ánimo de pagar menos, y ni siquiera ella había sido la responsable, si no que fue un error del empleado que le otorgo el boleto. Obvio, la Parisina despistada como es, no proclamo la diligencia necesaria, pero cual hay? Los boletos salen el mismo $!  A ver, me pude haber quedado dormida y me pase una estación, a cuanta gente no le pasa eso? O me arrepentí y prefiero bajarme en Palermo (cuadras de diferencia), pero  ni siquiera. Que alguien me explique el fundamento de esa “multa”. Los policías no tenían palabras. Los $8 se los pagábamos, al fin y al cabo $8 era un alfajor que no comeríamos ese día, pero con qué fundamento?  No me parecía, razonable, no me parecía justo. Los policías terminaron pidiéndonos disculpas, sin palabras para explicar la razonabilidad de esa “sanción”.

Básicamente, significa mirar todo desde otra perspectiva, o desde varias perspectivas, analizando cada detalle de justicia, de verdad y razonabilidad. Significa admirar los detalles, ser pacientes y buscar la armonía en las relaciones sociales, para el progreso de un mundo justo y real.

Amy Naves,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s